viernes, 23 de julio de 2010

Manada




Por esos grises laberintos,
donde sollozan los sauces,
va la manada sin rumbo.
Corazones de almejas,
ojos de bueyes,
vientres de río.
De la mano del tiempo,
revueltas ilusiones
con olor a cadáveres
y el esperma olvidado
Alguien debe ser capaz
de rozar su lepra de vida,
Alguien debe intentar ser justo
cuando el olor a polvo
se vuelve alquitrán quemado
en las narices rotas
del dolor y la pobreza.
Castigar la ignominia
con el sudor de una sonrisa
en sus ojos de sombras,
Volverse por sobre de los hombros
a mirar la calle
repleta de suciedad y de egoísmo,
de limitaciones y zozobras
Alguien debe bajar la mirada,
y conmoverse cuando lame
el fango de sus dedos
la manada sedienta
Escuchar el latir precipitado
de sus pechos sombríos
y sus vientres de arroyo enarenado.-
Yo habré de acompañarte,
por esos laberintos grises
donde Marcia se suicidó una tarde
entre las páginas de un libro rojo
con su ángel endemoniado y perdido.
Tu vendrás conmigo,
por esos mismos laberintos
donde no llegan los hombres.
Donde la pluma es un cincel de alma
que talla huellas desdichadas
desde los ojos de los niños
y la respiración dificultosa de los viejos.
No te quedes mirando las huellas
mientras se alejan mis pasos
No te quedes mirando
como se pierde la tarde
en las ojeras de la luna.

Walter Faila

lunes, 5 de julio de 2010

El Ángel Perdido



Lo he visto descolgarse desde el tiempo
y escuché sus latidos en la plaza
sentí su aroma llegando con el viento
y en los escombros gritando con tu raza
Me dijeron que anduvo a contratiempo
desplegando sus cenizas como alas
que en el río vagaba mal herido
y su sangre brotaba desde el agua.
Lo he visto como ángel clandestino
entrando a tu hogar por la ventana
pidiendo unas limosnas al destino
reciclando su pena y su esperanza
Te aseguro que lo he visto, compañero,
con su vientre contraído en esa plaza
siendo eje de un globo pesado y agorero
inclinando sin piedad nuestra balanza.
Me contaron que pasó por ésta tierra
perforado en sus ojos la mirada
que si buscas con cuidado entre las piedras
verás su huella caminando doblegada.
Que si te arrimas por algo a la ribera
no dudes en mirar hacia las aguas
quizá la sangre te guíe a su camino
y la luna te muestre otro mañana
Tal vez huelas en el viento su ceniza
o el latido de su pecho en esas alas
desplegadas como símbolo iracundo
de su errante transitar en la bandada.
No digas que no vino a rescatarte
tal vez lo confundió tu verborragia
y se fue buscando en otro rumbo
tu aliento encadenado de nostalgia.-


Walter Faila

lunes, 21 de junio de 2010

Romance para mi muerte (octosílabos clásicos)




¿Será que tu cuando nazcas,
me traerás rosas frescas?
Petunias lilas y blancas
¿un gran balcón con adelfas?
¿Vendrás con tus ojos pardos
sobre alguna piel morena
con tus fogatas de talas
y con una urna alfarera?
¿Será que me traigas patrias
que carezcan de fronteras
y un pasaporte de lunas
con un visado de estrellas?
Acaso cuando tu nazcas
un día de primavera
pretendas traerme versos
para mirar hacia fuera
por la ventana infinita
donde escapa la tristeza.
¿Será que tu cuando nazcas
muy junto a la luna llena
para mi, traigas en bálsamo
una muerte mas serena
mas razonable y mas justa
que ésta muerte que me apena?
¿Será que cuando tu nazcas
me traerás azucenas?
¿Un campo sin espinillas
y un mundo sin tanta guerra?
Ojos cargados de dicha
Un amor sin tanta espera.
¡Ay, al fin cuando tu nazcas!
Como musgos en la piedra
trepando para taparme
la palidez de la idea
no te olvides de traerme
petunias lilas y blancas
algún balcón con adelfas
Una fogata de talas,
y con una urna alfarera.
Una cubierta para mi alma
un umbral y una escalera
Muchos sueños cargando hadas
mi lapicera de pluma
mi manantial de tristeza
¡Ay, si a lo mejor pudieras!
traerme cuando tu nazcas
alivio para mis penas.-

viernes, 18 de junio de 2010

RESUMEN DE “ POEMAS DESDE EL SUBSUELO “ DE WALTER FAILA POR CESAR CISNEROS DE LA HOZ- Poeta y Escritor de la Nación.180610




I
Fue mi hijo quien me trajo su primer libro y pude ver en el andamiaje, la capacidad, volumen y contenido de un poeta importante, acaso el más importante en décadas, cardinalmente hablando, de la obra que hasta ahora conocemos de Walter Faila. Siguió luchando, el bucólico se debate con el citadino y, creo que mantiene la fibra y esencia de su origen. Tiene la sensibilidad de ver cosas grandes en las más sencillas, virtud noble, insigne probidad que trasciende más allá del hombre, en el vuelo de la poesía, cuando imagina al amor -como ovejuelas peludas- que pastorean en los prados por mientras él tañe en la lira, la ternura de su tonadilla, cual ropón para la augusta razón del casto transitando por un mundo de tinieblas y sufrimientos.
Humano, capaz de concebir un sueño de antemano, tan lozano como el común que emerge de la gente, con la urgencia del rayo, en el “llajta” donde naciera con perfume de tanino y paseara con su traje de doncel bajo un cielo sin orillas.
Y cuando ama, sutiles redondillas conjugan lo que siente para abundar la dicha de gozar lo que le anima cuando concibe sangre corriendo por el río manada de nubes voladoras, las que le contienen en el cuenco de sus alas. Es allí donde entrega sus coplas y sus trovas revelando la sinrazón de la injusticia, revelando la bronca notoria, sufrimiento y dolor compartida por el poeta.
Ante tanta miseria se impone su generosidad, reflexión y altruismo frente a los diarios padeceres, en su afán de darle latigazos a la desgracia. Del mismo modo sabe dar las gracias cuando es gratificado por una caricia de su ser amado, mientras bebe la agridulce lágrima de la suave mejilla, en un grito de justicia.
Con la misma voluntad es capaz de cantarle a sus recuerdos, reflejados en el espejo rojo de unos labios amados o en el andar cansino de “un hermano, con sus alforjas llenas de pena y de dolor”. Valientemente sostiene que “ser poeta es una buena cosa”, le permite navegar por el virtuoso canto de los grillos, sorteando las espinas y cuchillos, más allá del mar y su bravura, tras hacer el amor entre las algas, sin olvidar sus ovejuelas, las de Moreno, blancura que resalta a la luz de las candelas que emergen del amor por recordarlas.

II
Cuando el hombre se revela, el poeta recatadamente corre la cortina y se deleita con lo que aquel escribe. La sentencia “de aquí nadie se escapa” implica un razonamiento maduro de quien, en su plenitud, observa -fríamente- la vida cotidiana y sabe que es imposible coger las de Villadiego, en afán de evadir responsabilidades. Sugiere “bancarse” lo cotidiana, con compromiso sin conformismo, vivos y con ganas de vivir, con ingenio y esperanza, con afán e imaginación, bajo el mismo sol que tanto alumbra al rico como al pobre, en la lucha diaria por la noble misión de existir con alegría “en este mundo”, lejos de la avaricia y la miseria, espacio que reservado para quienes apuestan a la felicidad, lejos de oropeles y fantasías, dejando lo huella fértil de la sabiduría, donde no cotizan las dudas, los miedos pero sí las certezas, las que marcan rumbos, calman ansiedades, evitan el pánico, permiten tomar decisiones, proponen cambios.
Me gusta “Poemas desde el subsuelo”, imagino a Walter Faila, hombre y poeta, poeta y hombre, preparados para mostrarse, salir de ese sótano conjeturado, la experiencia les dio la valentía, conjugando la esencia humana con la virtud divina. San Pablo en Romanos, compara la cualidad del apóstol con la del filósofo y la del poeta, por ser difusores de la palabra, reveladores o anunciadores de hechos importantes de la humanidad, y lo que es más, hacer de la palabra el vehículo más importante para motivar al espíritu, para conmover el alma, para el alterar el corazón, para despejar la mente. Reitero, Walter Faila, tiene fibra, su trascendencia se agranda, su calidez avanza en todos quienes le conocen, acaso muchos más de lo que imaginamos y… por encima de colegas que se resisten a reconocerle méritos.


CESAR CISNEROS DE LA HOZ / POETA Y ESCRITOR DE LA NACION. 180610

miércoles, 16 de junio de 2010

De aquí nadie se escapa



De aquí nadie se escapa
Ni el ateo, ni el místico, ni el santo
No hay salida para el rengo
para el mudo, para el manco.
No se escapa ni el perfecto
ni el marino, ni el prefecto.
Ni los días trabajados
Ni las horas del asueto.
No se evade ni la sombra
ni la boca que te nombra
ni los labios que te rezan
ni las almas que te odian
ni los ojos que te besan.
Si en tu dicha hay una cama
¡duerme!,
y al llegar cada mañana
levanta tu alegría con nobleza
Si en cambio
ni una cama te ha dado tu pobreza
descansa sobre el banco de una plaza
y aun así, al despertar,
verás el sol reflejado entre tus cejas.
Que de aquí nadie se escapa
Ni la bolsa de comercio
Ni la alforja del mercado.
Ni la idea de ser necio
Ni el humilde humanizado.
Si ves un burdel domesticado
por el claro sendero de la vida
Señoritas con licencias concedidas
que tienen corazón bien arriba de sus piernas
al abrir sus bellos muslos no te olvides
que late una mujer dentro de ellas.
Nunca dudes
que estás solo en éste mundo
aunque miles y millones te parezcan
Que eres solo un errabundo
Que de aquí nada te llevas.
Para qué guardar tanta avaricia
Para qué mostrar tanta miseria.
Que de aquí nadie se va,
Que eso nadie ya lo arregla
Y si piensas que has pasado
sin dejar alguna huella
Que tan solo te han quedado
tus dudas, tus certezas,
tus miedos y tu suerte,
yo te aseguro
que éste es un espacio
de reservas de la muerte
Por eso, hijo mío,
No te olvides que de aquí nadie se escapa
que no llevas mas que lámparas oscuras
sin fortuna, sin amor, sin tristeza.
Es “hoy”… toda hermosura
Es “hoy”… cosa tan bella.
Si tienes un camino lo caminas
si en cambio los caminos se te niegan
ve al costado de las ruinas
y juega a ser feliz con las estrellas.

Walter Faila

miércoles, 9 de junio de 2010

DÉJALAS ARDER COMO CANDELAS




Coplas de amor como ovejuelas
peludas y pastoras por el campo
deambulan mascando las brunelas
con la lírica ternura de su canto.
Coplas de amor que son un manto
a la noble razón del inocente
que camina creyendo incandescente
un mundo tan oscuro y tan amargo.
Al decir quien bien decía
que los sueños se forjan de antemano
yo he sabido de sueños más lozanos
que nacen sin crecer entre la gente.
Coplas de amor que son urgentes
como rayos cayendo por la villa
se pasean por un cielo sin orillas
con su traje de doncel ambivalente.
Si el amar te hace decir tan sutilmente
redondillas que nacen de tu palma
no te olvides al decir que nunca es calma
esa dicha de gozar con tanto apuro
Que tus versos de amor sean más duros
que las flores que dejaste en la ventana
No renuncies a decir que en la mañana
viste sangre corriendo por el río
que no es pura la puesta del estío
cuando hay nubes voladoras
que hacen sombra con sus alas.
Dale al mundo tus coplas trovadoras
sin negar la sinrazón de la injusticia
Que no sea tu voz solo avaricia
de un beso engalanando tu morada.
Coplas de amor gritando fuerte
que salgan como látigo a la frente
de quien mira sin ver tanta desgracia.
Coplas de amor que den las gracias
por recibir de tu amada una caricia
sin que deje de caer de tu mejilla
una lágrima y un grito de justicia.
No te digo que no cantes al recuerdo
ni que niegues la sonrisa de tus labios
solo pido que pongas en tus versos
las penas y el dolor de tus hermanos.
Ser poeta es buena cosa, camarada,
Se puede navegar como un humano
por el canto virtuoso de los grillos
caminar entre espinas y cuchillos
y vigilar el mar con la mirada
Luchar entre redes y corrillos
y hacer el amor entre las algas.
Coplas de amor, como ovejuelas,
paseando su blancura por el alba
déjalas arder como candelas
déjalas pastear sobre las almas.-

Walter Faila

lunes, 31 de mayo de 2010

QUE MAS DA...




No te digo que escuches porque ya no te hablo
Ni que nada concedas porque nada te pido.
Solo quiero que entiendas que no soy tu esclavo
sino un hombre que a medias camina aun herido.

Que me duele en el alma saber has perdido
la rienda del mundo en manos del hombre
cuando alguna mañana al quedarte dormido
te cambiaron los sueños, la dicha y el nombre.

Me dijeron que andabas buscando el ensayo
de un bautizo de gracia que devuelva tu verbo
Que trocaste tu estampa una noche de mayo
al llegar a la casa donde mora tu ciervo.

Me contaron que al alba perdiste las rutas
en un puesto de hierbas del mercado del cielo
Que fumabas dos porros con cirujas y putas
y apostabas milagros con sabor a consuelo.

Si recobras el mundo y has tomando consciencia
solo espero que cambies por amor tantos leños
Que no crezcan los niños sin tener en su esencia
una cuota de dicha que alimente sus sueños.

Si retornas triunfante de ésta guerra de fuego
a la diestra del padre del que yo no me ufano
no te olvides que el mundo ya no juega tu juego
y aun confían en ti mil millones de hermanos.

Por mi lado concluyo éstos versos que abordo
que me juzgue quien quiera por haberte juzgado
si cuando ellos te hablan tu te haces el sordo
que mas da que al hablarme yo me quede callado.

Walter Faila

sábado, 15 de mayo de 2010

NEGACIONES III - FINAL DE LA SERIE-




Un placido ensueño atrapa tu tenue fatiga
desde el vidrio escarchado en que miras
los despojos del árbol del bien y del mal.

Quizá por los muros repletos de sal
en que el mundo desliza su cruel condición
carcelero te sientes de aquella prisión
mientras gozas la muerte detrás del cristal.

Por eso te niego y negaré toda gracia
que me invite el deseo de llegar a tu casa

Si es que existe una huella que me deje el espacio
volveré por el vientre que me ha dado la vida.

Porque he visto a los niños mendigando en la calle
oliendo y volando, sin sueño y con hambre
Porque he visto quebrado el estambre
del santo sudario de la dignidad perdida.

Porque de oro y de plata es tu justicia divina
y de las flacas almas que subyuga y domina
se sirve en el plato de tu rota balanza
humeante y cuantiosa tu pronta comida.

Sin ser Pablo, sin ser Pedro, sin ser Judas
negaré que me has dado solo gotas de vida
Negaré que al mirarte me has abierto una herida
que no cierra mis años, ni tu torpe desidia .

Negaré que las luces las proveen del infierno
cinco ramas de un árbol que mantienen el fuego.

Negaré hasta la muerte cuando muera de nuevo
con los ojos cerrados de esta muerte que llevo.

Negarás con tus libros y tus hijos de negro
que es mentira que existen
celestes vicios sin temores ni miedos

Negarás que yo existo, negarás lo que siento
Negaremos los dos, sin ponernos de acuerdo

Tu, con tu ancho de espada disolviendo mis sueños
Yo, con la voz de los viejos que se mueren enfermos.
Con el fusil sangrante de un soldado sediento
Con la pena del pobre y la lepra del cielo.

Negarás que me has visto escribiendo estos versos
Negaré que te he visto, en el bar del infierno.-

Walter Faila

martes, 11 de mayo de 2010

NEGACIONES II




Eres una áurea sedienta en medio de la noche
divagando entre los astros azules de los sueños.
Proyectas sombras de una misma sombra
y caminas confundido, extraviado
por las huellas ilusorias que trazan tu destino.

Eres el espía de un susurro que empaña los espejos
cuando el aliento se suicida en oquedades
Una estampa que proyecta negligencias
en los hijos de tus hijos, en los vientres de tus madres.

Dejaste suelto los espermas clandestinos
que ungieron pariciones de cuervos y de lobos
te olvidaste de abortar las creaciones
por tu asco a la sangre y tu anemia divina.

Ahora te pregunto si es posible provocar desde tu aliento
un suspiro de inocencia que contenga a la desdicha.
Un ángel que se cuele por debajo de la mesa
y sople las llagas de los pies ensangrentados.

Ahora, que nadie desvía el viento norte
con el golpe de un poema
ni acaricia la tempestad que envuelve tu cintura
Ahora que se llena de niebla el horizonte de tus labios.
mientras tu libro sagrado atesora secretos desprolijos.

Ahora te pregunto si es posible
Que mi alma y que su alma se unan en un grito
Que nazcan rosas blancas en todas las banderas
que se mezan como niños inocentes
los poderes que nos pisan el orgullo.

Ahora te pregunto, y tu me niegas
Ahora te reclamo y no respondes

¡Eres un pájaro sediento en medio de la noche!
aleteando entre las frondas azules de una acacia.-

Walter Faila

miércoles, 5 de mayo de 2010

Negaciones

A qué juega la vida con el pobre deseo

con el hombre perdido, con el cándido beso.

Por qué ciñe la vida sus oscuros cejos

por el filo del vidrio de su pálido espejo.

Por qué no lava los pies de los niños enfermos

ni condice su gloria con los gritos del viento

¿Es acaso esa vida tus cuarteles de invierno

y los hombres las ramas para hacer tu fuego?

¡Negaré toda forma que me quite la risa

Negaré que me has visto caminar por el tiempo!

Si es que acaso la vida que pusiste en mi pecho

no reparte la paz que menciona tu verbo.

¿A que juega la vida que inventaste sin verlos

consumidos de hambre en la arteria del cielo?

Si al mover tus alfiles los peones murieron

y la reina dormida se quedó sin deseos.

¡Que me trague el dolor si blasfeman mis versos!

Si es acaso mentira que subsidias infiernos

Si Belcebú no rinde los honores pequeños

con burdeles y putas a tus pies de bohemio.

Que se quiebre mi paso y se rompa mi aliento

si es verdad que éste grito no es el grito del pueblo

Si es mentira que existe tu abandono inquieto

entregado a placeres en los bares eternos.

¿Que es acaso esa vida que inventaste en tu juego

mientras gime errabundo un arcángel del suelo

¿Es que burla la fama que le dio su dueño

al crearnos mirando como mueren los sueños?

Negaré toda forma que me arranque la risa

que me enfríe el alma con varillas de hielo

Negaré que me viste siendo nada en la brisa

Negaré que te he visto temblando de miedo.

miércoles, 14 de abril de 2010

Caminar...sin mas




Caminar, caminar y tropezar, sentir en el aire,
embebido de hollín y de azahares,
una extraña mezcla de vida y de muerte.
Voltear una sonrisa en el camino
donde se cosechan las lágrimas.
Mutilar un eclipse con anteojos de sol en el alma.
Caminar, avanzar mientras te rompes las uñas,
con las piedras del sendero que trazaste,
sin prevenir los desatinos de las controversias
y el sometimiento de lo absurdo y lo mundano.
Caminar, caminar sin encontrar, en la búsqueda improlija,
el bifurcado espejo que te puso ante la vida.
Trepar por los rincones
donde se esparcen los abismos y cantan los crespines,
la leyenda de un suelo lejano, donde el zupay
gobierna su salamanca, poblada de brujas y de duendes.
Caminar en el hechizo de lo incierto
y un bocado de ansia entre los dientes.
¿Qué puede pretender un errabundo?
¿ Qué puede pretender la anarquía de un poeta?
¡La razón se deshizo
en los dedos de mis pies inquietos,
de mi corazón anclado en espejismos!
¡Busco los inciensos que aromaron
la magia absurda de mis ángeles poblanos!
Intento vivir entre los surcos,
donde las semillas imploran el agua,
y la lluvia se burla de los pétalos que destroza su granizo.
Caminar, mirar las manos estiradas del mendigo
y hurgar en el bolsillo solo oquedad y miseria.
Sentir a cada paso el dolor de los dolidos,
la exclusión de los indigentes,
la ambición de un puñado de bastardos,
que cuelgan carteles de justicia,
en el estómago flaco del hambre y la cultura.
Caminar, cansado, herido, agotado,
sin querer hacerlo, sin tener más que hacer
y sentirme entre la niebla gris de la existencia,
claudicar como un grano de arena ante las olas.
Caminar hasta que se acabe ya el camino,
o el camino que conduce hasta mi ser
Caminar entre historia de reyes, arquitectos y matanzas,
en la lujuria detallada de la blasfema y la soberbia
de cinco siglos de tormentos memoriosos.
Cerrar los puños impotentes, apretar los ojos
conteniendo en ellos las rocas milenarias de los templos.
Entender que nada es distinto,
sentarme a la vera del mar
mientras los peces flotan inertes
y llorar con lagrimas contaminadas
sobre los musgos negros de la vida.-

Walter Faila
13 de Abril de 2010-04-10
México

domingo, 11 de abril de 2010

jueves, 25 de marzo de 2010

VOLVER A EMPEZAR




Calla el grito penoso e insurgente
Al fin el hombre olvida la distancia
En silencio regresa hacia la fuente
para beber de la fe en que sustancia
su gran alma de Fénix malherida
con su áspero rostro y sin prestancia.

Quizá dentro del sueño y conmovida
ella extiende el valor sin lontananza
quitando del pecho y en mitad partida
la sangrante punta de la mísera lanza.

En el lapso en que todo ha perecido
sienten ellos un mañana con augurio.
Porque saben que no hay nada mas espurio
que dejar en los escombros el olvido.

Y marchan procurando los motivos
que causaron sus males y sus manchas
Con las alas de unos pájaros heridos
y las manos dispuestas en revanchas.

¡Sabe Dios!, si tal vez han merecido
tanto odio de la tierra y sus falacias
¡Pero no será un pueblo derrotado ni vencido
aun poniendo a sus pies diez mil desgracias!

¡Porque el hombre es amor, también castigo!
Sabedor de sus trampas y sus redes
No habrá en el universo ni un testigo
viendo morir su corazón entre paredes.

Walter Faila

miércoles, 24 de marzo de 2010

CD DE AIRES DE LIBERTAD YA ESTA EN LA CALLE





YA ESTA EN LA CALLE EL CD DE AIRES DE LIBERTAD, MUSICALIZADO E INTERPRETADO POR SILVIA OCCORSO, con poemas de los poetas de nuestro foro:




(PARA PEDIRLO DIRIJASE A ESTE CORREO silmusic18@hotmail.com )

FELICITACIONES POR TAN HERMOSO TRABAJO.-
VISITA DESDE AQUI NUESTROS FOROS

jueves, 11 de marzo de 2010

Piedra

Piedra, dura piedra, roca inerte.
Trepan por tus sales musgos verdes,
verdes musgos que dan vida
que dan sabia, que dan muerte.

Piedras, duras piedras, musgos verdes,
que juegan a la vida mientras mueren,
Así los hombres, como ríos o vertientes
solo un rumbo, solo un lado, solo al frente
Sin mirar a los costados,
somos piedras, somos musgos, somos sales,
que jugamos a ser vivos, a ser héroes.
Que mordemos la manzana tantas veces,
por avaros, por tiranos, por herejes.

Piedra, dura piedra, roca insana, río breve,
así los hombres ingenuos inmortales de laureles,
guerrilleros de la aurora, verdugos de la vida,
inventores de farsa, fabricantes de la muerte.-


Walter Faila

miércoles, 3 de marzo de 2010

El Dia Después




El día después es un pájaro sin alas
Un monte desnudo con la piel fría
Una mariposa calcinada en el cerebro
Un perro mudo tragando saliva
Es la impotencia sometida a prueba
Es prueba de sumisión ante lo incierto
Es saber que nada somos en la vida
mas allá de lo que la vida quiera.
El día después arde en los huesos
es una pira interminable en la cabeza.
Un padre arrepentido ante sus hijos
un hijo arrodillado ante la sangre.
El día después es un complejo laberinto
con huellas de escombros rojos
en las arterias geométricas del mundo.
Es un signo interrogante y absoluto
donde la lágrima es una mueca rebelde
que corre como hilos de una herida
por los poros desgarrados del instinto
por los huecos subastados de las almas.-

Walter Faila

viernes, 19 de febrero de 2010

Yo sé que fuiste buena

Ha nacido entre rocas y es un musgo
que va por humedades y buscando
el sentido real de una palabra.

Ella sale en las noches sin un rumbo
llega al río que la abraza con sus aguas.
No conoce la verdad de su destino
No percibe si es certera su nostalgia
solo sueña con el rostro de algún niño
que sonriendo le alegre su mirada.

Ha nacido entre las piedras e iracundo
su canto se expandió por las montañas
sin saber de que fueron los asuntos
que un día la colmaron con sus lágrimas.

Desde entonces ella vaga por los limbos
en el límite mortal y abandonada
Arrastrando sus cadenas cual verdugo
que se ríe de la sangre mientras sangra.

No sabrá que yo la observo ciego y mudo
en el latido que me entrega con sus alas
Nunca supo ni sabrá que fui el testigo
de su dolor y su muerte no anunciada.

Ella busca su panteón en un poema
donde pueda descansar de la falacia
que cargó cuando pasando por la vida
se encontró con el vicio de la trampa

¡Ay, almita!, yo se que fuiste buena
¡Que triste es saber que ya te marchas!
Con tus alas remendadas de tristezas
en el llanto inmoral de mi palabra.-


Walter Faila

sábado, 13 de febrero de 2010

COMPLEJIDADES



La anarquía reside en cada habitación de la casa.
No hay sustancias que gobiernen mi caos.
Ni contorsiones que detengan la estrategia de un enigma.

Ya no busco en tus rincones los vértices del prisma
ni te pregunto si es posible hilvanar entre tus faldas.

Ya no hay grillos licenciosos que canten en mis noches,
ni ranas embusteras que entonen libertinas serenatas.

Sí hay signos que maduran señalando a los verdugos,
echando a caminar tu nombre en las paredes blancas
Sí hay lobos que aúllan en la urbe ficticia de una estepa
mientras gruñen por instinto moribundas alboradas.

Se fueron mis palabras prisioneras con tu siglo,
se perdieron buscando una huella en tus osarios.

Ya no quedan penitencias redimiendo a mis glosarios,
ni oraciones que seduzcan tus lápidas sedientas.

La condena está sujeta al poder de una sentencia
en luctuosos banquetes banales y arbitrarios
donde comen y se embriagan seudos dioses.

Ya no hay en el albor artesanos que restauren a las voces,
ni manos silvestres que te rocen en la avidez del desconsuelo.

Sí hay silencios encorvados meciéndose en el tiempo
donde ayunan artilugios el cansancio y el recuerdo.

Ya no hay entre tu y yo emisarios como nexos.
Ya no queda ni una perla que desgrane mi rosario.

Se ha disuelto entre mis dedos el último alfabeto,
y se han roto los números de un nuevo calendario.

Analizo,
mientras miento al corazón que no te amo.-

viernes, 15 de enero de 2010

ORFANDADES

Me falta una negra y efímera noche.
Me agravian tres horas escondidas en tinieblas,
me sobran dos sueños colgados de relojes,
me queman tres inviernos vencidos en sus ciclos.
Te recuerdo en cada madrugada de desvelo,
te veo cuando cantas, cuando gritas, cuando callas,
cuando muerdes, exaltada, la manzana de la vida,
cuando lloras, alterada, en la puerta del infierno.

Me falta una sonrisa como casco de aventuras,
una noche de papel que se ciñe al caramelo.
Las uvas azabaches que cuelgan juguetonas,
en la rama promiscua de un viejo limonero.

Me perturba una utopía que quise verdadera,
la tinaja de mi casa, las paredes de mi infancia,
la represa de mi patio donde buceaban mil luceros.
Y me abrazo sigiloso a las letras de un poema,
y voy navegando entre vertientes,
en la indulgencia proverbial de los recuerdos.

Camino por las líneas de un átomo dormido,
donde respiras, sublimada, con tus sueños agoreros.

Picoteo la miga, de los panes destrozados en la plaza,
bebo con la sierpe dolorida, que preña otra ponzoña.
Y me pregunto:… ¿que es la vida?
y digo como dije confesando mis miserias.
Que la vida es la excusa de la muerte,
una norma de forzoso acatamiento.
Un cristal que se rompe en la desdicha,
una horda de intrusos, que te impulsa desde el pecho.

Camino difamando la ebriedad de los retiros,
y digo que tu alma es el río de leteo.
Y adiciono que mi casa está vacía de mi ausencia,
que espero en la vereda la llegada de tus besos.
Porque veo que falta en la agenda alguna noche,
ligero claustro de maromas con sus nudos marineros.
Y concluyo que mis letras solo miran la orfandad,
en que habitan las llagas de mi pobre entendimiento.
Y agrego que el amor es el enigma que persigo,
y respondo que el oasis está presto en mi silencio

martes, 12 de enero de 2010

El último deseo




Si se derrumba el cielo, si se rompe el mar.
Si a mi poesía la traga el infinito,
si cae mi nombre fulminado por el tiempo.

Si en la ribera el agua se olvida de la arena.
Y en las costas de mi río las hierbas esconden
las cicatrices de mis huellas.

Quiero que estés allí, ¡corazón de trigo!
Juntando mis vocales a la vera de los verbos,
amontonando mis despojos
en los escombros del camino.

Porque sabes mas que todos mis místicos silencios.
Porque intuyes en mis labios tus senos en mi vicio.

Si a la sombra de mis montes el sol las elimina
con su brillo tenaz de loco aventurero.
Si me suben por las manos tus hiedras suaves,
huidizas a mi tacto de flor en terciopelo.

Si en mi ciega singladura hacia tu muelle
naufrago en la ignorancia de la isla de tus besos.

Si en mi pueblo se agiganta mi nostalgia
y rueda el delirio
en la urbana belleza de tu piel de caramelo.

Si no logro alcanzarte con mis alas de bardo,
si son mas altos los muros de tu vida.
Si son inalcanzables los luceros de tus ojos,
y se quiebran mis vuelos, y me hundo en la muerte.

Quiero que estés allí, ¡ Corazón de trigo!
Antes que se agote mi último suspiro
antes que se trague mi garganta
la dicha de decirte que te quiero.-



Walter Faila

domingo, 10 de enero de 2010

Noche Insensata




Por qué será que éstos dientes aprietan tanto grito, que ésta boca cierra el ministerio de la palabra, invocando liturgias en las piras de los bonzos, maldiciendo la rutina sin plato de los pobres, los dedos encallados de los niños en la fría madrugada de junio.
Por que será que no acostumbro a revestir de paños negros la mirada, ni consigo achatar mi corazón en tanta mugre de lisonjas, de necedades barbudas en medio de la nada.
Por qué no logro hacer envejecer a los abismos, para cortarle los cabellos a los Sansones del poder y la desdicha, caballeros de la orden de la reina, burócratas chantajistas de las almas divagantes y borrachas.
Por qué me sabrá a estiércol éste aire de prosa vagabunda, que navega desolada por los ríos putrefactos de éste invierno de miseria y lejanía.
Por qué será que se inunda en la garganta un diccionario de vergüenzas y estallan rebeliones de dolor en cada verbo, y revientan sin esquirlas los pregones de la absurda anarquía de la vida.
Por qué, Dios mío, no supe encontrarte en el camino, para entregarte una parte de ésta carga que dobla mis rodillas ante el tiempo, que rebasa por las cumbres de mis sienes.
Por qué será que en ésta noche necesito mas que nunca mi costilla, la mano limpia de mi hermana, la sonrisa de mi madre, el consejo de mi padre y la inocencia perdida, en las calles de piedra que enterraron los años de mi infancia.-
Por qué no encuentro el límite que detenga mi bramido, cuando el cráneo dilata los músculos del pecho y se vuelve vagabunda la sustancia que alimenta, insensata, mi paz y mi querencia.

Walter Faila

sábado, 19 de diciembre de 2009

CENSURA A MI PEQUEÑA PALABRA





Esta revista es de hoy, en mi provincia, una nota con algunas adulaciones / o reconocimiento, que se yo, el tema es el siguiente, me cortaron toda la parte política por orden de los funcionarios del gobierno y en beneficio de los bolsillos de la maldita prensa fraudulenta y corrupta, perdón por compartir ésto en este espacio, pero estoy indignado.
Esto es lo que quitaron, las cosas asi funcionan por estos lados, quizá por el mundo entero.-

Omitido y censurado por la revista la columna del 17 de dic. De 2009

LC: Hay poetas a quienes el mar les resulta de enorme inspiración. ¿Es tu caso?

No sabría decirte, jamás estuve en el mar, pero es verdad, muchísimos colegas le escriben al mar o desde el mar.-

LC: ¿Qué te duele dejar en Santiago?


Los afectos, solamente eso, porque todo lo que amo de Santiago del Estero ya es solo recuerdo, dolor de destrucción, como el Piletón del Parque Aguirre, donde niño me supieron llevar a esa inmensa pileta de natación con dos bellas confiterías, una en la punta del espigón arriba del pulgarcito y la otra la Saravah de la gente importante y respetable de aquella época.
La avenida Belgrano con su acequia al medio y llena de álamos de punta a punta, el Balneario del canal Contreras con su césped al costado y los pinares paralelos al canal.
Recuerdos, que no dejaré en ningún lugar jamás.
Dolor de saber que aun son cosas recuperables, como el piletón, impotencia de no tener nada que hacer ante los poderes que solo miran en su conveniencia, gobierno tras gobierno.
Es verdad que mi provincia a crecido en infraestructura en los últimos años, pero también es verdad que tienen a la gente cautiva de los contratos de locación, de los planes sociales, de las dádivas. Se generó en Argentina ya desde muchos años la cultura de la vagancia, se impuso el yugo de la ignorancia y de la coacción, mi ciudad es una gota de lágrima que circula por dentro de los ojos de las almas, porque no hay que dejar que se la vea por temor a que le quiten el pan de tus hijos.-
Esta maldita corrupción, emblema inclaudicable de los poderes de turno, ha logrado su cometido, y la mayoría de la gente ignora al libro y al arte escrito.-


LC: ¿Qué mensaje les dejas a tus lectores santiagueños?

Que les agradezco infinitamente el interés por mi palabra, que no sé si se conocerá más de mi de aquí en adelante, pero que seguro con escribir mi nombre en algún buscador de la web encontrarán mis humildes obras.-
Quiero agregar a los poetas jóvenes, que no decaigan, sabemos que el arte poético está devaluado, no es porque ustedes no sepan expresarse, es solo porque no saben comprenderlos. Insistan hasta el hartazgo, los hábitos de la sociedad deben cambiar un día o terminaremos siendo los aborígenes del siglo XXI.-

Los abrazo a todos, no olviden jamás la palabra dignidad, gente de Santiago del Estero, ¡DE PIE! a trabajar con honestidad y seriedad, no bajen la cabeza, no dejen sus brazos sin lucha, sus mentes sin ideas, sus cuerpos sin almas, solo con alma, inteligencia y sufrimiento volveremos a tener una sociedad como la que deseamos.-

Hasta siempre.-

QUIERO ACLARAR QUE EL LICENCIADO ESTEBAN BRIZUELA, AUTOR DE LA ENTREVISTA, NO TIENE QUE VER CON ESTA DECISIÓN DE SUS DIRECTORES.-

sábado, 28 de noviembre de 2009

Este es mi último poema




Caballeros, éste es mi último poema
Se ha trasmutado la palabra, y el silencio es un cascabel
que cruza cada tarde la cordillera rota de su letal suicidio.
De nada sirve agitar la osamenta
que contiene prisionera del ansia a mi alma de bardo
De poco alcanza flexibilizar la frontera del caos y la mueca del instinto.
¡Yo se que fui el verdugo! … es hora de bajar el hacha
y clavar las rodillas en la sombra de la musa vagabunda y errante.
Es el preciso momento de soportar el peso de cada contingencia,
y buscar en la brasa la ceniza del fénix
que se olvidó de nacer a la hora programada.
Damas y caballeros,
es ésta la dilación de su último suspiro,
el cofrade de su agonía póstuma.
Pero no quiero acabar sin el grito y la bandera,
no quiero dejar de odiar a los fabricantes de la muerte
ni olvidar a los chiquillos que surcan como puntas de agujas
las calles de papel donde se aja el mundo.
No deseo olvidarme del beso y de las manos
que contienen el epílogo
de mi sueño de hombre y mi vocación de amante.
No pretendo cerrar el inventario de la duda y de la queja,
sin contar entre éstos gritos
las parcelas recicladas de la paz y la conciencia.
Que lavada sea la memoria,
no para olvidar el dolor y la desdicha,
ni para vengar con rencor enajenado
sino para crecer con madurez y sabiduría.
Que el poder no sea fanatismo y desenfreno,
para que nuestros hijos y nietos no reciban de herencia
el deseo del destierro y el resentimiento eterno.
Damas y Caballeros, éste es mi ultimo poema
He destripado el verbo hasta quedar ahogado en su sangre
Se oxidaron de hastío mis ganas y mis letras
en una jaula de rocío y confidencia
Aturdido por mi propia voz en los estrados de la vida
Colapsado como una vieja acequia
por los derrames cloacales del destino,
el silencio me ha pedido la palabra
y como la libertad lo exige,
aun malhumorado y rebelde, se la he concedido.-
Hasta aquí he llegado
con mi pobre poesía, con éste loco deseo:
que se quite la estaca de la boca y de la mente
de los aborígenes y de los hambrientos,
de los viejos y de los inválidos,
de los niños y de los pobres,
que para ellos pretendo la noche y el canto,
la luz y la gloria, el pan y la tierra.