viernes, 23 de julio de 2010

Manada




Por esos grises laberintos,
donde sollozan los sauces,
va la manada sin rumbo.
Corazones de almejas,
ojos de bueyes,
vientres de río.
De la mano del tiempo,
revueltas ilusiones
con olor a cadáveres
y el esperma olvidado
Alguien debe ser capaz
de rozar su lepra de vida,
Alguien debe intentar ser justo
cuando el olor a polvo
se vuelve alquitrán quemado
en las narices rotas
del dolor y la pobreza.
Castigar la ignominia
con el sudor de una sonrisa
en sus ojos de sombras,
Volverse por sobre de los hombros
a mirar la calle
repleta de suciedad y de egoísmo,
de limitaciones y zozobras
Alguien debe bajar la mirada,
y conmoverse cuando lame
el fango de sus dedos
la manada sedienta
Escuchar el latir precipitado
de sus pechos sombríos
y sus vientres de arroyo enarenado.-
Yo habré de acompañarte,
por esos laberintos grises
donde Marcia se suicidó una tarde
entre las páginas de un libro rojo
con su ángel endemoniado y perdido.
Tu vendrás conmigo,
por esos mismos laberintos
donde no llegan los hombres.
Donde la pluma es un cincel de alma
que talla huellas desdichadas
desde los ojos de los niños
y la respiración dificultosa de los viejos.
No te quedes mirando las huellas
mientras se alejan mis pasos
No te quedes mirando
como se pierde la tarde
en las ojeras de la luna.

Walter Faila

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"....DONDE LA PLUMA ES UN CINCEL DE ALMA...."...ese es el don de ustedes...los poetas...felicitaciones poeta...beso

Ro dijo...

Es diferente, amigo.
Genial como siempre o tal vez mejor, pero con una carga distinta, y una armonía perfecta.
Siempre, leerte es disfrutar y aprender.
Besos, poeta.

FANNY JEM WONG dijo...

ES HERMOSO
BESOS